domingo, 8 de agosto de 2010

Los dedales de mi padre


Los dedales de mi padre…
Mi padre es todo un personaje, al cual adoro…
Cuando le dije, que quería coleccionar dedales por mi cumpleaños me mando 80 dedales, cuando me llego el paquete, lo abrí en correos la gente me miro extrañada porque los ruidos que emitían era una mezcla de carcajadas y gritos de emoción.
Siempre que he realizado una colección estaba el para ayudarme a buscar,  pegatinas, llaveros, cromos…
Hace 26 años se marcho de mi rutina porque mis padres se separaron y para mí en ese momento fue lo más terrible que me había pasado,  con once años lo más trágico que me había sucedido fue la muerte de la Teka el perro salchicha de mi abuela.
Pero mi padre la persona que más había quería en el mundo, se iba de mi lado…
Por mucho que le pese a mi madre,  la juez me pregunto varias veces, ¿pero estas segura de que te quieres quedar con tu padre??? al final entre unos y otros me hicieron ver que mis hermanos se quedaban con mi madre, yo debía tomar la misma decisión, por supuesto fue al final lo que hice, me quede con mi madre. La verdad es que creo que hice bien porque mi padre esta como una chota jaj ajaj creo que eso es una cosa que más me gusta de él, no se si es cualidad, virtud o defecto, pero me encanta ¡¡¡
Le veo poco, no tanto como quisiera porque está fuera de Ciudad Real, vive en Madrid pero desde hace 3 años, no está muy allá porque sacando un día al perro de mi hermana por el retiro se cayó con tan mala fortuna que tuvo una lesión vertebral muy pero que muy severa, de hecho le toco todas las vertebras, se quedo tetrapléjico a excepción del brazo izquierdo, creo recordar, ningún neurocirujano daba un duro por él, operación de casi 48 horas y le teníais que ver, es verdad que camina mal porque se le hinchan los pies, se le hinchan las manos pero por lo menos puede conducir, puede darse sus paseos, vamos que puede hacer su vida pero con algo de limitación porque tiene la mayoría de los nervios dañados  a veces le fallan, pierde movilidad algunos días un chute de paracetamol, nolotil e ibuprofeno y como nuevo, preparado otra vez para darle sustos a mi abuela por los pasillos, tomar café con la Sonso como dice él o acompañar a mi hermana hacer algún recado, que ella si que disfruta de mi padre las cosas de vivir en la misma ciudad.
Lo que pasa es que una de las cosas que más le duele o por lo menos eso creo yo, es que al igual que yo le gusta estar haciendo cosas con las manos, coser no le va mucho cosa que ha hecho más  que mi madre porque como ya he comentado alguna vez creo que ella pega los botones... ja j aja de pequeña me gustaba irme con él a un chalet que teníamos,mi padre contaba con su casetilla ( el taller ) si a caso ibas a buscarle no tenias que irte muy lejos de allí, en una pequeña habitación sin ventanas llena de herramientas colgadas por todos lados, cajas con tornillos, cables, arandelas, remaches… incluso una chapa de una calle de Barcelona, se encontraba mi padre en su mundo, en el cual me incluyo porque aunque no nos dejaba entrar es verdad que me ha enseñado hacer muchas cosas, me ha ayudado en muchas ocasiones a crear cosas, me tire todo un verano intentando hacer un pin-ball con una tabla, gomas, unos cables, tornillos  y unos rodamientos, el me daba instrucciones yo a veces le hacía caso y otras no… jaj aj
Como toda niña pequeña era una caprichosa, mi padre el pobre que hacía con su princesita pues el pobre concederme mis deseos cuando estaba en su mano claro, pues el mismo invierno que se marcho, creo que el ya sabía lo que iba a pasar Leti quería una cadena de música de doble pletina que era la novedad por aquellos tiempos, una mañana me dijo que me fuera con él, pero el día estaba gris hacia frio en la calle, no me apetecía nada de nada, el caso es que discutimos no entendía porque me tenía que ir con él, si yo quería quedarme en casa escuchando música en mi vieja radio.
Cuando llegue al Lagarto, era así como se llamaba donde lo compramos… creo que se me quitaron todos los males del mundo, incluso me compro unos súper cascos que ocupaban el doble de mi cabeza, que día mas maravilloso es uno de los mejores que he pasado con el; Yo estaba pletórica, entusiasmada, feliz creo que el también.
Me gustaba que subiera a desayunar con nosotros, tenia el trabajo en frente, en vez de ir con los compañeros a tomar café, subía con nosotros  nos acompañaba al autobús y luego se volvía a trabajar.

Tengo muchos recuerdos de mi padre, buenos y malos por supuesto.
Pero lo que más me gusta es que todos, todos, todos los días me dice lo mucho que me quiere, es la única persona que lo hace y eso me hace sentir bien.
Así que desde aquí, tengo que decirle que aunque yo no te lo diga quiero que sepas…
QUE TE QUIERO MUCHO…. MUCHO…. MUCHO….

2 comentarios:

Giselle dijo...

Aaaaaaaaaaa que cosa tan linda!!!
felicidades por tener un papi asi, no tardes mucho en ir a desirle que lo amas, o de perdis al telefono y desirle que yo lo felicito por ser un lindo papi
Besos

Ma. Teresa dijo...

hasta hoy no he descubierto tu blog, y ha sido casualmente.
Como hago colección de dedales - hace poco tiempo -, se me ha ocurrido pinchar en este comentario y, no he podido resistir la tentación de comentarte que estoy muy, pero que muy emocionada, como sabes expresar tus sentimientos!!!!, puede estar tu padre muy orgulloso de tener a una hija que le quiera tanto, disfruta de él. Desgraciadamente, hece 21 años que me quedé sin el mío, también lo quería muchísimo pero, se fue con mucha discreción, tal y como él era y, nunca he tenido la oportunidad de decirle lo MUCHO que le quería.
Un abrazo.